Sepsis - la importancia de una detección precoz

Los datos hablan por sí solos: las tasas de mortalidad por sepsis siguen siendo inaceptablemente elevadas: un 15-25% en pacientes con sepsis, alcanzando niveles de 30-50% en casos de shock séptico [1]

Muchos pacientes llegan a urgencias con una infección local, y en algunos casos con infección postquirúrgica o postraumática. Las infecciones bacterianas, en particular, pueden pasar a la corriente sanguínea y causar una infección sistémica y una respuesta inmunitaria extrema que deriva en una condición conocida como sepsis [2].

La sepsis puede ser difícil de identificar, sobre todo en sus fases iniciales, y su diagnóstico supone un considerable desafío para los médicos de los servicios de urgencias y de cuidados intensivos. Si la sepsis es detectada demasiado tarde, o el tratamiento antibiótico efectivo no se inicia a tiempo, puede derivar rápidamente en un shock séptico, resultando más letal a medida que su gravedad aumenta. El riesgo de mortalidad aumenta en un 7,6% con cada hora de retraso en la administración de tratamiento antibiótico en pacientes con shock séptico hipotensos [3-4].

Fig.: From Kumar et al. Crit Care Med 2006; 34:1589–96 

A partir de datos de Kumar et al. Crit Care Med 2006; 34:1589–96

A pesar de que las estrictas directrices para aplicar terapias precoces y efectivas han ayudado a mejorar las probabilidades de supervivencia, las tasas de mortalidad y morbilidad asociadas a la sepsis siguen siendo mayores que las de cualquier otra patología de origen infeccioso. La sepsis se detecta cada vez más en pacientes que llegan a los servicios de urgencias, sobre todo entre los aquejados de problemas del tracto respiratorio superior, como la neumonía adquirida en la comunidad, y con especial prevalencia en los ancianos [5].

En la última década, el número de casos notificados en los servicios de urgencias se ha triplicado, superando al de infartos de miocardio. Se dan más casos de sepsis que de SIDA y cáncer de próstata, mama y pulmón juntos [2, 4].

Como la patogenia de la sepsis no se comprende aún del todo, y no existe un tratamiento específico disponible, el diagnóstico precoz es fundamental para poder iniciar un tratamiento antibiótico efectivo sin demora y asegurar con ello el mejor pronóstico posible para el paciente [3].

 

           
  1. Hotchkiss RS et al. Sepsis and septic shock. Nat Rev Dis Primers 2016; 30: 2.
  2. http://www.world-sepsis-day.org/?MET=SHOWCONTAINER&vCONTAINERID=11, accessed July 2017
  3. Kumar A, Roberts D, Wood KE, et al. Duration of hypotension before initiation of effective antimicrobial therapy is the critical determinant of survival in human septic shock. Crit Care Med 2006; 34:1589-96.
  4. Brun-Buisson C. The epidemiology of the systemic inflammatory response. Intensive Care Med 2000; 26 Suppl.1: 64-74.
  5. Wang HE, Shapiro NI, Angus DC, Yealy DM. National estimates of severe sepsis in United States emergency departments. Crit Care Med 2007; 35:1928-36.

En este sitio web se utilizan cookies

Uso de cookies