Procalcitonina (PCT), el biomarcador de preferencia para contribuir al diagnóstico de la sepsis

La procalcitonina se considera, por consenso, un biomarcador altamente sensible de inflamación e infección graves que ofrece a los médicos de urgencias y de cuidados intensivos una herramienta clave de ayuda al diagnóstico de la sepsis [1]

La procalcitonina, un polipéptido de 116 aminoácidos precursor de la calcitonina, ha demostrado ser un biomarcador altamente sensible de ayuda al diagnóstico de la sepsis bacteriana. Sintetizada fundamentalmente en las células C de la glándula tiroides y, en menor medida, en el tejido neuroendocrino de otros órganos como los pulmones y el intestino, la procalcitonina está presente en la sangre normalmente en niveles muy bajos.

Sin embargo, su producción pueden estimularla en casi cualquier órgano las citocinas inflamatorias y, en particular, las endotoxinas bacterianas, causando la liberación de grandes cantidades de procalcitonina en la sangre.  Esto permite utilizar los niveles de procalcitonina como biomarcador de inflamación o infección graves, así como de sepsis. Cuanto mayor sea el nivel de PCT, mayor será la probabilidad de que exista infección sistémica y sepsis [1]. 

Un nuevo documento de consenso ha redefinido la sepsis como daño orgánico asociado a una infección. Esto indica la necesidad de biomarcadores sensibles de infección y disfunción orgánica para reforzar la detección temprana y el tratamiento de la sepsis [2].  

Otra reciente publicación de Sager et al. ofrece recomendaciones sobre el manejo con antibióticos de pacientes de Urgencias y UCI con sospecha de infección o sepsis, basado en los niveles de PCT. Ver más abajo las figuras 1 y 2 [3]. 

Es más, las directrices de 2016 de la campaña "Surviving Sepsis" (Sobrevivir a la sepsis) recomiendan el uso de la PCT como herramienta para guiar y optimizar el tratamiento antibiótico [4]. 

Algoritmo de la PCT propuesto para pacientes de Urgencias con sospecha de infección de las vías respiratorias 

 

FIG 1: Adapted from Sager R et al. Procalcitonin-guided diagnosis PCT and antibiotic stewardship revisited. BMC Medicine 2017; 15:15.

Figura 1: Adaptado de Sager R et al. Procalcitonin-guided diagnosis PCT and antibiotic stewardship revisited. BMC Medicine 2017; 15:15. Abreviaturas: CAP: del inglés, Neumonía Adquirida en la Comunidad; PSI: del inglés, Índice de Gravedad de la Neumonía; CURB: del inglés, Confusión, Urea, Frecuencia respiratoria, Presión arterial - Calificación; COPD: del inglés, Enfermedad pulmonar obstructiva crónica; GOLD: del inglés, Iniciativa global para el diagnóstico, tratamiento y prevención de la EPOC – Grado 
 

Algoritmo de la PCT propuesto para pacientes de UCI con sospecha de sepsis 

 

FIG. 2: Adapted from Sager R et al. Procalcitonin-guided diagnosis and antibiotic stewardship revisited. BMC Medicine 2017; 15:15

Figura 2: Adaptado de Sager R et al. Procalcitonin-guided diagnosis and antibiotic stewardship revisited. BMC Medicine 2017; 15:15 

 

Un biomarcador altamente sensible 

Dada su alta sensibilidad ante la mayoría de tipos de infecciones, la procalcitonina se considera, por consenso, un biomarcador altamente sensible para ayudar a diagnosticar (o descartar) la sepsis bacteriana, con un valor predictivo negativo superior al 95 % [5]. 

En comparación con la proteína C reactiva (CRP), otro biomarcador utilizado frecuentemente como ayuda al diagnóstico de la inflamación sistémica y las infecciones, la procalcitonina presenta una mejor biocinética, caracterizándose por que sus concentraciones se elevan antes en caso de infección bacteriana y sepsis, y disminuyen más rápidamente en caso de que se controle la infección [6].

Estas cinéticas favorables permiten potencialmente establecer un diagnóstico más temprano de la sepsis y monitorizar mejor su progresión [2, 6, 7]. 

Gestión temprana con antibióticos 

En caso de sospecha de infección, debería valorarse administrar un tratamiento antibiótico adecuado sin demora. Antes de iniciar un tratamiento así, debería realizarse un cultivo sanguíneo a partir de un análisis de una muestra de sangre para identificar la presencia de microorganismos transmitidos por la sangre. 

Dado que los resultados de un cultivo sanguíneo pueden tardar varios días en estar disponibles y se asocian a una precisión diagnóstica limitada en caso de infección, los niveles de PCT pueden ayudar al profesional médico en la gestión temprana con antibióticos en pacientes con sospecha de padecer una infección [3-5]. 

 

 

 

  1. Becker KL, Snider R, Nylen ES. Procalcitonin assay in systemic inflammation, infection, and sepsis: Clinical utility and limitations. Crit Care Med 2008; 36,3: 941-52.
  2. Singer M, Deutschman CS, Seymour CW, et al. The Third International Consensus Definitions for Sepsis and Septic Shock (Sepsis-3). JAMA 2016; 315, 8: 801-10.
  3. Sager R, Kutz A, Mueller B, Schuetz Ph. Procalcitonin-guided diagnosis PCT and antibiotic stewardship revisited. BMC Medicine 2017; 15:15.
  4. Rhodes A, Evans LE, Alhazzani W, et al. Surviving Sepsis Campaign: International Guidelines for Management of Sepsis and Septic Shock: 2016. Intensive Care Med 2017; 43, 3: 304-77.
  5. Riedel S, et al. Procalcitonin as a marker for the detection of bacteremia and sepsis in the emergency department. Am J Clin Pathol 2011; 135: 182-89.
  6. Meisner M, Tschaikowsky K, Palmaers T, Schmidt J. Comparison of procalcitonin (PCT) and C-reactive protein (CRP) plasma concentrations at different SOFA scores during the course of sepsis and MODS. Crit Care 1999; 3: 40-45.
  7. Schuetz P, Christ-Crain M, Müller B. Procalcitonin and other biomarkers for the assessment of disease severity and guidance of treatment in bacterial infections. Adv Sepsis 2008; 6,3: 82-89.

En este sitio web se utilizan cookies

Uso de cookies